Un atrevido Don Juan: La puerta a la comedia, con la llave a la verdad y una ventana a la realidad.

DonJon

Dirección: Joseph Gordon-Levitt

Reparto: Joseph Gordon-Levitt, Scarlett Johansson, Julianne Moore, Tony Danza, Glenne Headly, Brie Larson, Rob Brown, Jeremy Luke

Jon es un chico que se clasifica a sí mismo como alguien sencillo y que tiene un orden de prioridades bastante claro: su cuerpo, su departamento, su auto, su familia, su iglesia, sus amigos, sus chicas… y la pornografía. Si así es, leyeron ustedes bien, la pornografía.

Don Jon se distingue por ser el primer proyecto incubado en su totalidad por el actor y ahora cineasta Joseph Gordon-Levitt, la cinta fue presentada en el festival Sundance del 2013 y desde entonces ha dejado una lista de elogios y buenas críticas para el naciente realizador.

La cinta contó con un presupuesto de apenas $6 millones de dólares, una suma ridícula para los estándares hollywoodenses de hoy en día, y lleva recabados más de $30 millones a nivel mundial.

Y es que la premisa de esta comedia veraniega, que se estrenó en otoño en Estados Unidos y que viene a llegar en invierno a México es sencilla: Un Don Juan cree que el tener sexo debería ser como en una película porno, por lo que se obsesiona más con ver material para adultos que disfrutar sus relaciones personales.

Cargado de este ambiente hay hilaridad por doquier, el hecho de que sea un ‘pervertido sexual’ no le quita el ser un hijo de familia que va a la iglesia todos los domingos y se confiesa con el padre, contándole hasta el número de veces que se puede llegar a masturbar en una semana y obteniendo una condena absolutoria casi en automático de ’10 padres nuestros y 10 aves marías‘ para la semana siguiente.

Por estos detalles y algunos más, la risa es inevitable en la sala, cargada de sarcasmo y mofa de cómo es que Hollywood también nos ha adoctrinado al romance perfecto en sus cintas contaminantes de amor irreal, un arma de doble filo para los grandes estudios el que se exhiba esta cinta, así como para aquellos que se acobijan a la industria para adultos, ya que tira crítica indirecta a todos.

Pero el verdadero mensaje inicia pasada la mitad de la cinta, el cómo vivir en una burbuja de ‘amor’ idealizado, solo nos convierte en personas egoístas y unilaterales, sin realmente estar en sintonía con la otra persona, o dejando nuestras aspiraciones de lado para complacer a los demás… una reflexión, bastante atinada para una generación que vive al borde del hartazgo, exceso y egocentrismo descomunal.

Esta cinta disfrazada de comedia, está lejos de cambiarnos la vida, pero su mensaje es claro: El porno solo es eso, porno. Está lejos de ser real, de ser lo ideal y la libido deseosa de creer que el sexo puede ser así está totalmente equivocada, y que el amor, jamás será esa situación perfecta de enamorarse a primera vista, estar destinados a ser uno mismo por siempre para siempre, etc. etc. etc. y que la vida real solo es el entendimiento de que al final del día, el amor se encuentra en la reciprocidad de las personas, en encontrar lo bello en los detalles y las palabras en los silencios.

Clasificación: Véase, disfrútela, para una buena tarde palomera y verse en pareja, tal vez al salir se cuestionen si realmente lo que se desea es una relación, o si solo se sueña en la utopía de un amor idealizado… quien sabe. Todo puede cambiar.

Saludos atrevidos.

H.