Cristiada: Rescatando la historia mexicana al vapor.

Título en inglés: For a greater glory

Dirección: Dean Wright

Reparto: Andy Garcia, Mauricio Kuri, Oscar Isaac, Santiago Cabrera, Rubén Blades, Eduardo Verástegui, Eva Longoria

En la era post-revolucionaria de México, Plutarco Elías Calles promovió la reglamentación del artículo 130 de la Constitución de 1917 en la que se establecía limitar o suprimir la participación de las iglesias en general en la vida pública. Esto causó revuelo ya que se empezó a perseguir a los párrocos, sacerdotes y demás gente del clero, llegándola a erradicar o prohibirles oficiar misa. En esta situación extrema un grupo de mexicanos inconformes buscaron tomar justicia a su manera con las armas, y este movimiento generó la guerra cristera, o lo que es mejor conocido como ‘Cristiada’, y es de ahí como se inicia la premisa de este filme que pugna por ser ‘La historia de México que te quisieron ocultar’.

El filme cuenta con un talento actoral de primera, un equipo y producción al estilo hollywoodense, un guión con narrativa decente… Pero a pesar de que todas las piezas están en su lugar, algo no termina de cuajar, y lo que pudo ser un gran acierto a respetar, es que si este filme narra un importante pasaje de la historia mexicana, es que fuera un filme hablado en español y no en un atropellado inglés, ya que su reparto o es mexicano o de origen latino.

Un gran mérito del filme es haber utilizado locaciones auténticamente mexicanas ya que se filmó en Durango, San Luís Potosí, Zacatecas, Puebla y hasta en el mismísimo Castillo de Chapultepec. Los detalles históricos tanto de uso, costumbre, vestimenta y demás accesorios fueron cuidados en buen detalle.

Algo bastante rescatable es que el guión se construyó en base a personajes que realmente existieron en la guerra de los cristeros, por lo que le da una sensación de tacto a la historia contada. Su fotografía explora los ambientes y atmósferas creadas, obteniendo un resultado digno en las secuencias de acción y la planeación de los encuadres en las batallas. No era para menos ya que su director es un experto en el departamento de efectos visuales en Hollywood.

A pesar de ser una ópera prima, la película corre y cumple su objetivo, pero dista de ser un ejemplo educado o tomarla como marco referencial a la guerra cristera, ya que hay algunos datos en los que se necesita ahondar, pero es un buen arranque para meter esa espina de la incertidumbre en el espectador e invitarlo a investigar sobre el tema.

Este filme es el claro ejemplo de que el cine mexicano puede pretender disfrazarse de estadounidense, más hagamos las cosas bien desde un principio (Sobre todo si fuiste patrocinado en parte por los Caballeros de Colón y tuviste $12 millones de dólares para hacerla). Si un filme es bueno por su contenido, NO necesita estar en inglés para agradarle a los gringos, mejor suerte para la próxima.

Clasificación: Véase como un hecho anecdótico de algo que si fue real, pero saliendo del cine péguese a un libro de historia o indague de la verdadera batalla librada, con la que se obtuvo libertad de culto en lo que ahora es este México que adora la fe católica.

Saludos Cristeros.

H.