George Romero y la realeza de los zombies.

El zombie, el muerto viviente, de entre todos los monstruos de la ficción moderna, posiblemente el más humano y por ende el que mejor representa los miedos de la sociedad actual. Esas multitudes de cadáveres andantes desprovistos ya de toda humanidad y ansiosos por devorar a los vivos, se han vuelto una presencia común en la ficción, siendo participes de infinidad de historias que van desde el horror apocalíptico al drama personal, e incluso a la comedia romántica. Desde la literatura a los videojuegos, las hordas de zombies invaden la ficción denostando que el muerto vivo llegó para quedarse.