Los Hobbits de Tolkien

En un agujero en el suelo vivía un hobbit.” Es la primera frase que John Ronald Reuel Tolkien escribió en su novela de El Hobbit… En la Biografía de Tolkien, se menciona que “Los nombres siempre generan relatos en mi mente. Pensé más tarde que haría bien en descubrir cómo eran los hobbits. Y eso fue sólo el principio.”

Acerca de los hobbits

Sabemos que antes de que John Ronald Reuel Tolkien publicara sus libros existían hadas, elfos, duendes, dragones, magos y enanos en relatos ingleses, nórdicos y alemanes, en cuentos de diversos autores e inclusive en mitos y leyendas. Se inspiró en distintos textos, pero él logró describirlos, darles una historia de cómo fueron creados (El Silmarillion), una causa y varias historias en un mundo con otras lenguas y símbolos, reyes y mapas. La única raza original son los hobbits. En un mundo de magia y aventuras, son los ermitaños que prefieren no salir de su lugar. Son quienes no encajan del todo en este mundo, pero aún así interactúan y sobresalen tanto que se hacen héroes de la Tierra Media (Bilbo en El Hobbit y Frodo en El Señor de los Anillos). Cabe mencionar que casi como anti-héroe, Gollum fue también un Hobbit fuera de lo normal. Uno atraído por el mal al grado de convertirse en una criatura que no podría reconocerse como Hobbit en lo absoluto.

Si todas las demás creaturas ya habían sido mencionadas en otras obras literarias o leyendas, ¿de dónde salen los hobbits? O ¿Cómo se le ocurrió ese nombre? Hay quienes dicen que el nombre de hobbit lo tomó de una compilación de textos folclóricos ingleses llamado Denham Tracts, donde se mencionan a los hobbits como una creatura sobrenatural. Dice Tom Shippey (autor del libro J.R.R. Tolkien, Autor del siglo, 2003, Ed. Minotauro) que Tolkien posiblemente leyó esos textos y luego años después, cuando empezaba su novela, le vino a la mente ese nombre. También se ha sugerido que viene de algún tipo de analogía con los conejos, que en inglés son “rabbits”.

Shippey sugiere que a Tolkien tal vez le pareciera interesante la palabra rabbit desde un punto de vista profesional (Tolkien estudió mucho la filología), “y es posible que tuviera algo que ver con la relación del los hobbits con las otras razas de la Tierra media. Pero independientemente de las otras cosas que se pudieran decir de ellos, los hobbits tenían que ser personas: no podían ser espíritus ni animales, sino personas.” (Shippey, 2003, pag. 40).

Sin embargo, hubo un fan que sugirió “algunas conexiones poco convincentes entre los hobbits y otras criaturas peludas reales o legendarias” mediante una carta que se publicó en The Observer en 1938. Tolkien contestó negando de buen humor las insinuaciones y rechazando que los hobbits fueran criaturas peludas o conejos.

Bolsón de Inglaterra

Bilbo Bolsón (En inglés Baggins) es un personaje que está desde el principio, definido por la época, la clase y la cultura inglesa. Shippey suguiere, por sus costumbres y actitudes, que es inglés, clase media y aproximadamente victoriano o eduardiano. Inclusive menciona que aunque parece un personaje inglés de clase media a media alta, su nombre Baggins (Bolsón) puede indicar lo contrario, puesto que es una palabra vulgar, un nombre común en la Inglaterra postmedieval, de clase baja, refiriéndose a la comida que lleva un trabajador cuado se va a trabajar.

Los hobbits en general demostrarán ser todas estas cosas de un modo aún más definitivo que el propio Bilbo, excepto en que algunos de ellos serán de clase trabajadora (los Gamyi), aunque ninguno llega del todo a ser clase alta, ni siquiera los Tuk y los Brandigamo. Pero él y ellos se ven repetidamente anacrónicos en el mundo donde viven. (Shippey, 2003, p. 47)

Los hobbits famosos

Aunque en toda la historia del mundo creado por Tolkien hubo varios hobbits famosos en su propia comunidad, el primero que fue famoso en todo ese mundo fue Bilbo Baggins de Hobbiton, quien fue persuadido por el mago Gandalf y el Rey Enano Thorin Oakenshield para tener un papel primordial en la búsqueda de Erebor (La Montaña Solitaria). Es en las memorias del mismo Bilbo llamadas “There and Back Again”, en la que Trolls, Orcos, Lobos, Arañas y un Dragón son asesinados. En esa aventura Bilbo Baggins tuvo muchos logros que otros personajes de razas más fuertes y más sabias en la tierra no hubieran podido lograr. Esto reveló una fuerza y valentía en el personaje del Hobbit, cualidades que en la misma Tierra Media no se creía tuvieran.

Tolkien creó a los seres llamados Hobbits en este libro, que inicialmente tenía como intención divertir a los niños. La historia se sitúa en el año 2941 de la Tercera Edad del Sol, y narra la historia del hobbit Bilbo Bolsón, que junto con el mago Gandalf y un grupo de enanos, vive una aventura en busca del tesoro custodiado por el dragón Smaug en la Montaña Solitaria.

Debido al éxito que tuvo y a las buenas críticas que recibió, los editores pidieron a Tolkien una continuación que conocemos como El Señor de los Anillos. Debido a esto, se tuvieron que hacer algunos cambios en cuanto al tono, alejándolo del tono infantil y para que su historia coincidiera mejor con El Señor de los Anillos.

¿Qué representa El Hobbit? El Hobbit como libro de entre los que escribió Tolkien es el comienzo de la maravillosa creatividad que tuvo su autor y la base de donde partió la historia de El Señor de los Anillos. C.S. Lewis, autor de Alicia en el País de las Maravillas, lo predijo en 1937, diciendo que sería un clásico por ser tan agradable para los lectores más pequeños, pero al mismo tiempo con una profundidad de reflexión.

Shippey dice en su libro que “El señor de los Anillos y El Hobbit, han dicho algo importante, y han significado algo importante, para una gran proporción de sus muchos millones de lectores. Sólo quienes carezcan de curiosidad profesional podrían dejar de preguntarse de qué se trata. ¿Es algo intemporal? ¿Es algo contemporáneo? ¿Es ambas cosas a la vez?”.