El hombre de hielo: Extraordinario trabajo que trasciende lo documental de la historia.

TIM-H

The Iceman

Director: Ariel Vromen

Escritores: Morgan Land y Ariel Vromen, basados en el libro de Anthony Bruno “El hombre de hielo: La verdadera historia de un asesino a sangre fría” y el documental de Jim Thebaut “Las cintas de Iceman: Conversaciones con un asesino”

Con: Michael Shannon, Winona Ryder, Ray Liotta, Chris Evans, James Franco

Resulta una anécdota ciertamente fuerte y más por el hecho de que es real, la verdadera historia de Richard Kuklinski, el famoso asesino a sueldo que llamó la atención de los medios por ser sólo un hombre de familia. Cuando finalmente fue arrestado en 1986, ni su esposa ni sus hijas tenían ninguna pista sobre su verdadera actividad.

Llevado con una cuidada producción que destaca por su austeridad casi documental, Vromen, quien ha sido la fuerza creativa detrás de numerosos proyectos, incluyendo largometrajes, cortometrajes, vídeos musicales y documentales y ha dirigido, escrito y producido numerosos proyectos para importantes entidades de producción, retrata la aciaga vida de Richard Kuklinski (Michael Shannon) sus motivaciones y deseos, su doble vida y la dicotomía del personaje bueno y malo obligado por las circunstancias.

Una extraordinaria actuación la de Michael Shannon, quien se ha desarrollado como actor de soporte más frecuentemente y que recibe este personaje a quien otorga todo el poder de su fuerza creativa, va apareciendo de a poco un hombre quien guarda, digamos, demasiados secretos, y que sabe separar su trabajo de su vida diaria, complementa su labor una Winona Ryder cada vez más madura, no solo como mujer, sino ya como toda una gran actriz, con un personaje digno y memorable interpretando la esposa de Kuklinski. Ray Liotta, como el contratante y creador del asesino a sueldo, está fuerte en un papel que le queda muy cómodo y Chris Evans, otorga a su personaje un cuerpo y una soltura propia, lo hace suyo, un trabajo muy redondo en actuación, disfrutable, dentro de lo que cabe, por la historia cruda que presentan.

La historia fluye entre los sesentas y los ochentas con una producción muy cuidada que retrata sin demasiados excesos las diferentes épocas y con música, un poco de moda y un trabajo de arte muy elemental, casi minimalista, nos va ubicando en cada momento de la historia y sus peculiaridades , un trabajo imperdible, tardó un poco en llegar a las pantallas mexicanas, no hay que dejarla ir, altamente recomendable.