Wolverine Inmortal: Hay Adamantium para rato

Después de muchos años renegando de su propia existencia, como un paria del destino, sin motivos para vivir y con la pesada culpa de haber matado al amor de su vida, nuestro héroe es convocado a Japón por un viejo conocido, el Wolverine se ve envuelto en un conflicto que le obliga a enfrentarse a sus propios demonios lo que desata una historia enteramente disfrutable la cual nos mantiene al borde del asiento.